La temperatura crecerá hasta seis grados antes de 2100

|
“Dentro de unos años, el clima de Madrid podría ser el de Sevilla y el de Sevilla se parecería al de Tucson, Arizona”. Con estas palabras, el presidente de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Ricardo García Herrera, resumió los resultados de las nuevas proyecciones regionalizadas de cambio climático elaboradas por esta institución para el periodo 2071-2100.
El informe, que está disponible en la web de la Aemet, confirma la tendencia de aumento de las temperaturas. De hecho, para la zona de España Peninsular, el 90% de las proyecciones obtenidas muestra un incremento de la temperatura máxima, para el periodo 2071-2100, de entre tres y seis grados respecto a los valores de referencia (1961-1990). La temperaturas mínimas también se verán afectadas y crecerán, pero en menor medida, ya que sólo aumentarán entre dos y cinco grados. La única comunidad autónoma que se salva de este cambio será la balear, especialmente en los valores máximos, como consecuencia del efecto amortiguador de los océanos.
Las proyecciones de precipitación muestran una mayor dispersión de resultados. No obstante, aunque hasta 2050 no habrá una tendencia significativa en la cantidad de lluvia, sí existe una tendencia a la reducción de la misma en la segunda mitad del siglo XXI. Según indica el informe de la Aemet, las precipitaciones medias de la España Peninsular podrían disminuir entre un 15% y un 30% respecto a las recogidas en el periodo comprendido entre 1961 y 1990.
Nada es irreversible
Ante estas alarmantes cifras “lo más importante es actuar”, como explicó la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera. Y es que este mapa de la evolución a largo plazo del sistema climático “no es irreversible”, enfatizó durante la presentación de los datos de la Aemet. Como explicó, los posibles escenarios “se construyen desde premisas, premisas que dependen mucho de lo que hagamos hoy y, por lo tanto, pueden sufrir importantes variaciones si se adoptan medidas ambiciosas contra el cambio climático y se invierte en encontrar soluciones”.
En el caso de no llevar a cabo estas modificaciones en la tendencia actual en la lucha contra el cambio climático, Ribera admitió que España se vería abocada “a un entorno que no tiene nada que ver con el que tenemos actualmente. Habría cambios en los ecosistemas. Y no cabe duda de que las actividades económicas también se verían afectadas. Las estaciones de esquí, por ejemplo, sufrirían un cambio muy brusco. Además, la disponibilidad del agua también se vería afectada”.
Ricardo García Herrera, presidente de la Aemet, apoyó en todo momento las palabras de la secretaria de Estado de Cambio Climático. “Es esencial entender que este escenario no es irremediable. Se trata de una información importante para pasar a la acción. Si no hacemos nada y seguimos por este camino, esto supondrá una situación de cambio drástico en el clima para nuestros nietos”.
Pasar a la acción
Según explicó Teresa Ribera, la mejor política de adaptación al cambio climático “es reducir las emisiones, y la gran carrera tecnológica para ello se ha lanzado ya. Quienes aporten las mejores tecnologías verdes serán los que ganen la carrera de la competitividad. La reducción en un 30% de emisiones es un hecho acordado por el Consejo Europeo. Ahora, sólo falta confirmar cuándo será el momento adecuado para dar ese paso. Economías emergentes como China o India ya están haciendo grandes esfuerzos para ser actores protagonistas frente a este problema”.
La secretaria de Estado concluyó afirmando que la comunidad científica “nos aporta modelos de ayuda para identificar los riesgos y los políticos debemos diseñar estrategias de adaptación para hacer un uso eficiente del agua y proteger nuestro suelo y nuestros bosques. Hay que desarrollar herramientas para que ese escenario no se llegue a materializar”.
Una herramienta muy útil
Las primeras proyecciones regionalizadas de cambio climático fueron presentadas por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en 2007 y la información generada se puso en la página web de la institución a disposición de los usuarios. El acceso a esta información, que aporta datos nacionales y por regiones, ha sido creciente desde entonces por parte de la comunidad que trabaja analizando el impacto del cambio climático.
Según explicó ayer Ricardo García Herrera, presidente de la Aemet, actualmente hay cerca de 200 usuarios registrados, de los que 55% corresponden a universidades y a centros públicos de investigación, 18% a diferentes organismos de la administración general y autonómica, 14% a empresas privadas y 18% a otros sectores.
Víctor Moreno

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails