La reforma de las pensiones

|
Los trabajadores en España podrán jubilarse a los 65 años y cobrar el total de la pensión tras cotizar 38,5 años, frente a los 35 actuales, según el principio de acuerdo que alcanzaron hoy el Gobierno, los sindicatos y la patronal, y que prevén firmar la semana próxima.
El 'pacto social' que las partes han negociado intensamente durante los últimos días incluye la reforma de las pensiones en la que se retrasa la edad de jubilación a los 67 años, dos más que hasta ahora, que deberán ir acompañados de una cotización de 37 años para poder cobrar el cien por cien de la pensión.

En el principio de acuerdo -cuya aprobación se prevé para mañana, viernes, en el Consejo de Ministros- también se mantiene la jubilación anticipada, pero se endurece su acceso, ya que será a los 63 años y no a los 61 como ahora.

Además, por cada año que se adelante la salida del mercado laboral se aplicará un coeficiente reductor, que actualmente es del 8% por año.
Respecto al cómputo de la vida laboral -los años que se tienen en cuenta para calcular la cuantía de la pensión- se pasa de los últimos 15 a 25, mientras que se mantienen en 15 los que se exigen para tener derecho a la pensión contributiva.

Según diversas fuentes, para llegar al principio de acuerdo ha sido fundamental un encuentro que mantuvieron la víspera el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con los líderes de los sindicatos mayoritarios, Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores (UGT), Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, y al que no acudió la patronal.

No obstante, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) participó en todas las negociaciones y pactó un comunicado que, sobre el principio de acuerdo, emitió hoy el Ministerio de Trabajo y en el que se indica que todavía quedan asuntos por cerrar.

Las reuniones proseguían al final de la tarde de hoy y no había prevista ninguna hora para la finalización de los trabajos, ni para la difusión de una nueva nota.

En diciembre pasado, el Gobierno anunció su intención de aprobar este 28 de enero el anteproyecto de la reforma de las pensiones, una de las principales reclamaciones a España desde la Unión Europea y organismos mundiales como el Fondo Monetario Internacional, que consideran el actual sistema insostenible a largo plazo.
El Gobierno deseaba sacar adelante esta reforma en un momento de grave crisis económica y tras haber aplicado en 2010 un plan de reducción del déficit público que ha acarreado recortes sociales, como la congelación de las pensiones y el recorte del salario de los funcionarios.


El Gobierno y los agentes sociales llegaron ayer a un principio de acuerdo sobre pensiones que incluye la posibilidad de jubilarse a los 65 años y cobrar el cien por cien siempre que se hayan cotizado 38,5 años. Los que no lleguen a este mínimo tendrán que esperar a los 67. En Canarias sólo unos 60.000 isleños, el 15% de los activos, podrán jubilarse a los 65.
El preacuerdo cerrado en la madrugada de ayer entre el Gobierno y los agentes sociales y que será aprobado hoy en el Consejo de Ministros contempla además del alargamiento de la edad de jubilación a los 67 años, la exigencia de tener cotizados un mínimo de 37 años para poder percibir a partir de entonces el 100% de la pensión. También incluye la posibilidad de jubilarse anticipadamente con 63 años (ahora se exigen 61) pero aplicando coeficientes reductores a la pensión que variarían en función de los años cotizados por el trabajador.

El preacuerdo incluye medidas dirigidas a beneficiar a las mujeres y a los jóvenes. De esta forma, incluye el reconocimiento como período de cotización los años que las mujeres dediquen al cuidado de los hijos y los años con contrato de formación de los jóvenes.

Respecto al período de vida laboral que se tendrá en cuenta para calcular la cuantía de la pensión y que actualmente está en los últimos 15 años de la vida laboral, todo parece indicar que el Consejo de Ministros aprobará hoy alargar el cómputo hasta los 25 años.

La propuesta del Ejecutivo de fijar en 38,5 años los cotizados para jubilarse a los 65 sólo afectará a unas 60.000 personas en Canarias, esto es, al 15% de los 451.667 cotizantes de la Seguridad Social -dejando de lado a los trabajadores del Régimen de Autónomos-. Además, en su mayoría se tratará de empleados públicos puesto que en la empresa privada de las Islas «es muy difícil mantener un empleo fijo y permanente».

El grueso de los actuales cotizantes tendrá que esperar en las Islas hasta los 67 años, según señala Jorge, quien asegura que en su mayoría no percibirá el 100% de la pensión por las peculiaridades del mercado laboral de las Islas.
Asimismo, alargar la edad de jubilación supondrá recortar a la mitad el número de trabajadores que se pensionan cada año en las Islas. Según señala Jorge, anualmente se jubilan en Canarias entre 12.000 y 12.500 personas, con la reforma la cifra se recortará hasta los 5.000-5.500. «Los 6.500 restantes tendrán que seguir trabajando hasta los 67 años o jubilarse sin el cien por cien», apunta Jorge. El secretario de Economía de CC OO asegura que Canarias será uno de los territorios más perjudicados con la reforma por las peculiaridades del mercado laboral isleño, donde el empleo «fijo, estable y para toda la vida es muy difícil».

Asimismo, alargar el cómputo para calcular la cuantía de la pensión de 15 a 25 años supondrá la pérdida de una media de 40 euros al mes, según indica Jorge.

El preacuerdo hecho público ayer deja en el aire numerosos flecos que serán aclarados hoy.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails