0

Bárcenas reconoce la autoría de los papeles de la contabilidad B del PP

|

Luis Bárcenas está tirando de la manta en la Audiencia Nacional. El ex tesorero del PP ha comenzado su declaración ante el juez Pablo Ruz reconociendo ser el autor de la contabilidad B del PP, según fuentes presentes en la declaración. Bárcenas ha entregado al magistrado un pen drive y otros documentos sobre las cuentas del partido. Con ese material, el juez ha iniciado unprolijo interrogatorio que continúa en estos momentos.
El interrogatorio ha sido suspendido durante unos minutos para que los servicios de seguridad informaran al juez de que una de las asociaciones que ejercen la acusación estaba enviando a las redes sociales fragmentos de la declaración de Bárcenas. En esos mensajes, la acusación ha reflejado la afirmación de Bárcenas de que hizo entregas "en efectivo" a Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal en 2008, 2009 y 2010.
Se trata de la décima comparecencia de Barcenas ante la Justicia desde que estalló el 'caso Gürtel' y la segunda para declarar específicamente sobre las cuentas del PP. La primera vez dijo que no iba a declarar nunca. En esta segunda ya lleva varias horas haciéndolo.
El juez citó el miércoles pasado al ex tesorero, en prisión desde el 27 de junio, tras sus revelaciones al diario EL MUNDO en las que admitió que en el partido se manejó una contabilidad B durante al menos 20 años, y después de que el periódico publicara los originales de los papeles, que contienen donaciones de empresarios y pagos a altos cargos del partido.
0

LOS CLAVOS EN LA REJA

|
Hubo una vez un niño que tenía muy mal genio. 
Su padre le regaló una caja de clavos y le dijo que cada vez que perdiera el control tenía que clavar un clavo en la parte trasera de una reja que tenían en la casa. 
El primer día el niño había clavado 37 clavos en la reja. Durante las próximas semanas, como había aprendido a controlar su rabia, la cantidad de clavos comenzó a disminuir diariamente. Descubrió que eras más fácil controlar su temperamento que clavar los clavos en la reja. 
Finalmente llegó el día en que el niño no perdió los estribos. Le contó a su padre cómo había progresado y su padre le sugirió que por cada día que se pudiera controlar sacara un clavo de los que había clavado en la reja. 
Los días transcurrieron y el niño finalmente le pudo contar a su padre que había sacado todos los clavos El padre tomó a su hijo de la mano y lo llevó hasta la reja. 
Le dijo: “Has hecho bien, hijo mío, pero mira los hoyos en la reja. La reja nunca volverá a ser la misma. Cuando dices cosas con rabia, dejan una cicatriz igual que ésta. Le puedes clavar un cuchillo a un hombre y luego sacárselo. Pero le habrás hecho una herida.

DESCONOCIDO
Related Posts with Thumbnails